domingo

impactante historia del bufon que mato electricista en antofagasta

3.15 horas de la madrugada del domingo, Hernán Gabriel González Cortés venía caminando por la vereda norte de calle Copiapó sin saber que su destino se cruzaría con uno de esos delincuentes extremadamente peligrosos, que por uno u otro motivo han esquivado la ley desde siempre.

Así era Miguel Alejandro Escobar Espejo (33), alias el “Bufón”. Un delincuente ampliamente conocido en Tocopilla, que esa madrugada, como siempre las estaba emprendiendo con su pareja de turno. Algo que ya había hecho en incontables ocasiones.

Y es que este sujeto ya tenía detenciones por homicidio frustrado, lesiones graves y aunque siempre solía golpear a sus parejas, no tenía ni una denuncia por Violencia Intrafamiliar lo que aclara el pasar de un delincuente que hasta ahora había burlado a la ley.

Pero esto, jamás lo supo Hernán González, el trabajador que esa noche, aleonado por vecinos, fue en ayuda de la mujer a la que el “Bufón” golpeaba en plena calle.

Hernán jamás supo que este individuo era peligroso, que su nombre era temido en Tocopilla y que por sus antecedentes violentos se sabía que terminaría así.

La herida que le propinó a su víctima fue precisa y no dejó opción de vida a este eléctrico. En cosa de minutos se desangró de tal manera que nada de lo que hicieran los médicos del Hospital pudo cambiar un destino que ya estaba echado.

Y es que la muerte de Hernán comenzó a desencadenarse cuando decidió intervenir en esa disputa donde el protagonista era un tipo violento y sin miedos de nada.

El “bufón” entonces decidió volver a Tocopilla donde pretendía esconderse hasta que pasara todo. Lo de siempre, hacerse humo hasta que ya no lo buscaran.

Sin embargo, cerca de las 7.30 horas la Brigada de Homicidios ya tenía su perfil y durante ese día, cerca de las 18 horas dieron con su teléfono y entonces supo que su historia estaba terminada, al menos por ahora.

Miguel Escobar sabía que se le había pasado la mano con ese desconocido y como un delincuente de los que saben, asintió en entregarse a sus perseguidores, primero tomó contacto con Carabineros, a quienes les señaló que se iba a entregar, ya no había mucho que hacer su suerte estaba echada al igual que la del trabajador a quien le arrebató la vida.

El sujeto entonces partió a la Bricrim de la PDI en el Puerto Salitrero, desde donde finalmente lo sacaron los efectivos de la BH, para llevarlo al cuartel de Abaroa en la capital regional, donde quedó recluido hasta su formalizaciín en la tarde de ayer.

El “Bufón” finalmente fue formalizado ayer por homicidio en el Tribunal de Garantía, mientras su víctima era velada en su casa de calle Anacleto Solorza Nº 9874 en Antofagasta ante el dolor de su familia.

Hernán deja a una pequeñita de cuatro años sumida en el drama de haber perdido a su padre y a una familia destrozada. El Guasón espera una condena que podría ser sólo de cinco años, luego de eso, nadie sabe quien podría cruzarse con este sujeto y tantos otros delincuentes violentos que andan por las calles de Antofagasta.

Curriculum delictual
El año 2006 Miguel Alejandro Escobar Espejo, de 33 años, fue detenido por la PDI de Tocopilla por un delito de homicidio frustrado tras dispararle un balazo a un rival. Además el delincuente mantiene registro por dos condenas, una del año 2000 cuando fue sentenciado a 61 días más una UTM por lesiones leves y menos graves y otra del año 2006, otra por lesiones menos graves y robo con intimidación.

El domingo su suerte terminó y la Brigada de Homicidios pudo establecer su autoría en la fatal puñalada que le arrancó la vida a un trabajador que jamás supo quién y qué representaba su atacante: el violento Bufón fue sacado de las calles, aunque demasiado tarde para Hernán.

No hay comentarios:

Publicar un comentario