sábado

En Hong Kong confisca bienes por 42 millones de dólares en redadas a Megaupload


Funcionarios aduaneros de Hong Kong llevaron a cabo redadas en oficinas y residencias de lujo en la ciudad y se incautaron bienes por 42 millones de dólares, en el marco de la investigación internacional por el cierre del sitio de descargas Megaupload, se informó hoy.

Unas 100 oficinas participaron en las redadas contra cuatro localizaciones, entre ellas oficinas y habitaciones en un hotel de lujo. Según el comunicado de la ofician de aduanas, suites del hotel que costaban unos 12.000 dólares por día se utilizaban como sedes de un "sindicato transnacional" que operaba una web de archivos digitales utilizada para compartir archivos de forma ilegal.

Se está interrogando a varias personas y se congelaron bienes por 330 millones de dólares hongkoneses, añade el comunicado.

Megaupload, que permite a los subscriptores descargar música, películas y otro tipo de documentos digitales, fue cerrada el jueves por las autoridades estadounidenses, que la acusan de estar detrás del mayor caso conocido nunca de violaciones de los derechos de autor.

El fundador de la firma, Kim Schmitz, conocido como "Kim Dotcom", fue detenido en Nueva Zelanda sin posibilidad de salir bajo fianza, junto a tres de sus hombres. Se espera que el lunes vuelvan a comparecer ante una corte en Auckland. La policía neozelandesa realizó redadas en las que se incautó de coches de lujo por 4,8 millones de dólares.

Dotcom está registrado como el director de diez compañías en Hong Kong, entre ellas Megaupload Ltd. Se cree que vivía entre Hong Kong y Auckland.

En Hong Kong vivía en un lujoso ático en el Gran Hyatt de cinco estrellas junto con su mujer, una ex modelo filipina, y sus tres hijos.

El diario "South China Morning Post" señaló que celebraba fiestas para sus hijos. Su personal incluía chofers, guardaespaldas, cocineros las 24 horas disponibles y cuatro niñeras.

Las aduanas hongkonesas señalaron que varios departamentos realizaban investigaciones conjuntas con el FBI desde finales de 2010. Los principales servidores del grupo estaban localizados en Estados Unidos, con una red en diversas jurisdicciones, mientras las compañías registradas y las transacciones bancarias se realizaban en Hong Kong.

reuters

1 comentario:

  1. Más allá del lenguaje florido y algo dramático de las primeras páginas de la resolución del Gran Jurado de Virginia, llamando a los acusados por el término común de Mega Conspiracy, ésta razona de manera clara por qué Megaupload y las páginas de la familia no eran un negocio orientado al almacenamiento en la nube sino a la obtención de beneficios a base de la infracción, penal en este caso, de los derechos de autor. La clave para distinguir los negocios de archivo remoto de lo que acusan de hacer a Megaupload no es el uso ilícito individual que los usuarios, de pago o no, hagan de la herramienta sino que la herramienta y sus políticas están orientadas a un uso ilícito en beneficio de sus gestores.

    Por impopular que sea señalarlo, las políticas de MegaUpload iban orientadas a la carga de contenidos protegidos, premiando la de los más atractivos y populares con bonos a usuarios, y penalizando con el borrado cualquier contenido no descargado a menos que se pagara por el alojamiento. Así el almacenamiento remoto, en el plan de negocio, era una segunda línea de la principal: conseguir tráfico, posicionarse y obtener los beneficios que de la 13 página más vista de la internet mundial se espera.

    Si a esto le unimos un respeto sólo formal de la Digital Milenium Act, al inhabilitar sólo el concreto enlace identificado por el titular de derechos pero no el propio contenido ni los otros enlaces asociados al mismo, unos cuantos coches de lujo, beneficios millonarios y gestores de dudosa procedencia, parece claro que esta resolución no ataca a la nube sino a una manera muy peculiar de entenderla.

    ResponderEliminar