miércoles

Praga amanece con 20 ahorcadosen los lugares más turísticos


crisis económica y los abusos de los mercados han dado a luz a un nuevo escenario de protestas entre la denuncia social, la provocación y el arte. La Policía de Praga y los bomberos tuvieron que actuar el pasado lunes contra numerosos «suicidas» que colgaban de atadas de edificios, árboles y mobiliario urbano.

La capital checa es la penúltima ciudad en la que arte y protesta se funden en protesta «contra el incremento del suicidio con el trasfondo de causas económicas». Hasta una veintena de estas figuras ahorcadas jalonaron el centro de la ciudad al amanecer. Desde el metrónomo en Letná hasta los famosos puentes sobre el río Moldava.

Detrás de la iniciativa está un grupo llamado «Prak», que junto a las figuras ha dejado mensajes como «No quiero vivir de la deuda», y «Estoy ahorrando dinero de tus impuestos». Según un mensaje transmitido por la organización, se trata de «la primera expresión de rechazo y oposición», bajo la promesa que al reguero de muñecos ahorcados le seguirán otras acciones.

«El imperio del dinero mata», dice «Prak» en su sitio web. En República Checa, al igual que en otros países azotados por la crisis, se ha producido un creciente número de suicidios bajo la presión económica de la coyuntura actual. «Es el último paso de la desesperación, la elección de aquellos que han perdido toda esperanza y creencia de que las cosas puedan mejorar en algún momento», reza el manifiesto del grupo, que concluye apuntando a las principales causas: «Las deudas, la incapacidad de pagar, problemas de subsistencia, la pérdida de la vivienda o el trabajo... y los juicios consiguientes hacen crítica la situación».
«Prak» significa «honda» en checo: «Son, posiblemente, un juguete para niños, pero a menudo pueden romper ventanas», asegura el grupo en su web.

La crisis como inspiración
El arte se ha inspirado en los últimos tiempos en la crisis económica internacional. Al último episodio vivido en Praga se le unen obras como el provocador « Lo que ves puede que no sea cierto», escultura de grandes dimensiones realizada por el artista chino Chen Wenling y que simbolizó la coyuntura económica. El multimillonario Bernard Madoff aparecía en ella arrollado por el célebre toro que está en la entrada de Wall Street.

agencias

No hay comentarios:

Publicar un comentario