domingo

Explosión e incendio destruyen base brasileña en la Antártida



SAO PAULO — Una explosión y un incendio destruyeron el sábado una base militar brasileña en Antártida, dejando un saldo de dos militares muertos y uno herido, confirmó el gobierno brasileño.

Se trata de dos hombres que anteriormente estaban reportados como desaparecidos, y que fueron identificados como el suboficial Carlos Alberto Vieira Figueiredo y el sargento Roberto Lopes dos Santos.

La presidenta de Brasil, Dilma Rousseff, destacó "el heroísmo de los militares en el combate al incendio" y expresó su consternación y solidaridad con los familiares de los dos militares "muertos por servir a la Patria", en un comunicado.

También aseguró que Brasil está dispuesto a reconstruir la base Comandante Ferraz en la Antártida --una estación de investigación en la bahía de Almirantazgo, isla Rey Jorge, cerca de la punta de la península Antártica-- que fue completamente destruida por las llamas.

El ministro de Defensa, Celso Amorim, explicó que los militares fallecidos "en un acto de heroísmo" se hallaban "precisamente en la zona de mayor riesgo en un intento por extinguir el fuego y no tuvieron éxito".

"Todo el núcleo central (de la base), donde están concentrados los equipamientos, se perdió. El grado exacto de lo que ocurrió aún debe ser objeto de pericias, pero la evaluación es que se perdió todo", dijo Amorim al canal Globo.

Amorim señaló en un comunicado que un tercer miembro de la Armada, el sargento Luciano Gomes Medeiros, resultó herido en la explosión, que ocurrió tras un incendio en un espacio en que se encontraban los generadores de energía de la base.

El sargento Gomes Medeiros, cuyas heridas son leves, fue asistido en primera instancia en la base polaca Arctowski y luego fue trasladado a la base chilena Eduardo Frei.

Dos navíos argentinos y otros dos de la base polaca se encontraban en las cercanías intentando dar asistencia por medio de tres helicópteros chilenos, así como del navío brasileño de investigación polar "Almirante Maximiano".

La Fuerza Aérea brasileña envió además un avión C-130 Hércules a Punta Arenas para repatriar a los brasileños evacuados.

Mientras, el presidente de Chile, Sebastián Piñera, se comunicó telefónicamente con Rousseff para "solidarizarse con su país" y ofrecer apoyo para las labores de reconstrucción de la base incendiada.

La base Comandante Ferraz, establecida en 1984, realiza investigación científica, especialmente en ecosistemas marinos y costeros.

El ministerio de Defensa brasileño dijo que Amorim telefoneó a su par chileno Allamand para agradecer el apoyo brindado por su país.

Más temprano, Amorim envió un informe sobre los hechos a Rousseff, tras comunicarse con el jefe naval brasileño, almirante Julio Soares de Moura Neto, quien le habló sobre las medidas tomadas para combatir el incendio y asistir al personal en la base, informó el despacho del ministro brasileño.

Unos 30 investigadores, un alpinista y un representante del ministerio de Medio Ambiente de Brasil que se encontraban en la instalación al momento del incidente fueron evacuados en helicóptero a la base chilena Eduardo Frei y serán trasladados por la Fuerza Aérea de Argentina a Punta Arenas (sur de Chile), según informó la Armada brasileña.

Por su parte, la Fuerza Aérea de Chile informó que un total de 42 brasileños y dos españoles fueron evacuados a Punta Arenas, 3.090 km al sur de Santiago, en la parte más austral del continente, que sirve como puerta de entrada al continente blanco.

Cerca de 30 países, todos miembros del Tratado Antártico, operan bases de investigación en Antártida.

El tratado, que entró en vigor en 1961 y actualmente cuenta con 49 Estados miembro, establece a Antártida como un territorio cuyo objetivo es estrictamente científico, garantiza la libertad para la investigación y prohíbe la actividad militar.

No hay comentarios:

Publicar un comentario