jueves

El gobierno de Chile descartó hoy la posibilidad de aprobar un incremento al salario mínimo


El gobierno de Chile descartó hoy la posibilidad de aprobar un incremento al salario mínimo mensual, como exige la Central de Trabajadores (CUT), con el argumento de que provocaría un repunte del desempleo.

El ministro vocero del gobierno, Andrés Chadwick, dijo que por "ahora se nos hace difícil" aumentar el mínimo de 182.000 pesos chilenos (unos 320 dólares) a 250.000 (unos 500 dólares), tras considerar que Chile está generando "miles de empleos" y persiste una crisis internacional que involucra un desempleo "tremendo" en Europa.

Un día después de que la CUT incluyera esa demanda de incremento en la marcha del Día internacional del trabajo, Chadwick respondió que en dos años de mandato del presidente Sebastián Piñera (derecha) se crearon más de 700.000 empleos.

Añadió que Piñera se ha puesto como meta erradicar la extrema pobreza en el país sudamericano hacia fines de 2018, pero "todavía tenemos mucho por hacer".

Dijo que antes de incrementar el salario mínimo, se requieren condiciones de mayor equidad social, sacar los que se han quedado en situación de extrema pobreza y avanzar de acuerdo a "nuestras posibilidades y no tirar la casa por la ventana".

Con Chadwick coincidió la ministra del Trabajo, Evelyn Matthei, quien sostuvo que subir el sueldo mínimo implicaría un incremento del desempleo.

"Subir de 182.000 pesos chilenos a 250.000 pesos el mínimo me parece que sería la mejor forma de volver a tasas de cesantía de 10 o de 12 por ciento", dijo Matthei.

Explicó que la iniciativa impulsada por la CUT es viable, pero alertó que "el tema es cuál es el costo que (se) quiere pagar. Si nosotros podríamos fijar también un salario mínimo de 400.000 pesos (unos 800 dólares), pero en ese caso, probablemente, la cesantía sería de un 15 o un 17 por ciento".

"Con 250.000 la cesantía sería muchísimo más alta de lo que es hoy; entonces hay que preguntarle a la gente que perdería el empleo si cree que eso es algo bueno", señaló Matthei.

Pero el senador opositor, Alejandro Navarro, calificó de "gran falacia" el argumento de la ministra.

"Provocaría sólo que la treintena de familias en Chile que manejan casi 30.000 millones de dólares -es decir, el 10 por ciento de la riqueza total del país, lo que representa casi el 1 por cieto de todo el dinero que hay en Latinoamérica-, ganará un poco menos", expuso Navarro.

Destacó que la postura de la ministra deja ver su ideología de derecha, pero también "su poca voluntad para mejorar la calidad de vida de los chilenos de este gobierno de empresarios".

"Los dueños de Chile son estas 30 familias, pero también hay un escalafón de 4.000 familias con sueldos de 18 millones de pesos (unos 36.000 dólares) mensuales para arriba", agregó el legislador.

Pero, dijo, "esta riqueza es subsidiada, pues no ganarían tanto si no hubiese gente con sueldo de esclavo. Eso es lo que no quieren ver, que la pobreza de muchos es lo que alimenta su riqueza, que son ricos porque abusan de los pobres con sueldos de miseria".

Navarro dijo que los 250.000 pesos mensuales que se plantean "no es demagogia, es lo que hasta la Iglesia Católica pide".

"La única razón para augurar cesantía en el país, es que en protesta o maquinación, estas familias ricas se pongan de acuerdo para despedir gente si sube el sueldo mínimo", dijo Navarro.

orbe.cl

No hay comentarios:

Publicar un comentario