viernes

prostituta paraguaya de 17 años reventó red de prostitución


Una estupenda paraguaya de 17 años denunció ante Carabineros a la red internacional de prostitución que funcionaba en una casona de Las Condes. La menor recurrió a la policía después de enemistarse con la regente del lugar, una mujer de su misma nacionalidad que se puso celosa porque la joven le quitaba toda la clientela.

El caso quedó al descubierto este miércoles en la noche, cuando el OS-9 de Carabineros irrumpió en un lujoso inmueble ubicado en calle El Galeón 6873, casi esquina con Cuarto Centenario. En el lugar detuvieron a cinco paraguayas que se dedicaban a la prostitución y a la madame en cuestión, Teresa Giménez Acosta (33).

Este allanamiento fue la culminación de más de un año de investigación a esta casona del sexo tarifado, donde las anfitrionas cobraban un mínimo de $60.000 por la hora de atención (los extras se pagaban aparte), pero donde también se realizaban fiestas y despedidas de solteros. Los clientes incluso tenían una piscina a su disposición.

Según los vecinos del sector, al lugar sólo llegaban Mercedes Benz, camionetas 4x4 y otros automóviles de lujo. Gracias a la abundante circulación de interesados, las paraguayas ganaban entre $3.000.000 y $5.000.000 al mes. Fue tanto el éxito de la red, que incluso reclutaron a una profesora de religión entre las anfitrionas.

La madame Teresa Giménez cogía el dinero a manos llenas, ya sea como regente o en su calidad de meretriz. De hecho, se calcula que sus ingresos llegaban hasta los $14 millones mensuales. Sin embargo, sus emolumentos comenzaron a bajar después de la llegada de esta jovencita de 17 años que, según fuentes del caso, “es una diosa”.

De acuerdo a estos antecedentes, la exclusiva clientela de la casona comenzó a hacer fila para atenderse sólo con esta agraciada muchacha. La madame le agarró tirria a esta aventajada compatriota y comenzó a hacerle la vida imposible. No contenta con los maltratos, Teresa Giménez también empezó a quedarse con el dinero de la joven.

Por este motivo, la menor recurrió a la policía y denunció que ella y varias compatriotas eran engañadas en Paraguay para que se vinieran a Chile a trabajar de mucamas, pero acá les quitaban los documentos y las obligaban a ejercer la prostitución. Después de esto, la joven y la profesora de religión abandonaron el país.
TENÍAN ASESOR DE IMAGEN

De acuerdo a lo revelado por la menor, para convencerlas de que viajaran a Chile les ofrecían millonarios sueldos, gimnasios, dietas e incluso cirugías estéticas. Para esto, el ingeniero comercial chileno Sebastián Daneri Larrondo (31), detenido en la madrugada de este jueves, las oficiaba como “asesor de imagen” de las paraguayas.

Un tercer detenido es el taxista Fernando Mallea Mallea (71), quien se encargaba de ir a dejar y buscar a las paraguayas a domicilio, que era otro de los servicios prestados. Mallea también se preocupaba de que las mujeres no hicieran negocios aparte con los clientes y que tampoco trataran de escapar.

Este jueves, la Fiscalía Oriente pidió ampliar la detención de los tres hasta el sábado, para formalizarlos por los delitos de trata de personas y asociación ilícita junto a una cuarta imputada, la paraguaya Gloria Kano (22), arrestada en Antofagasta, quien era la encargada de reclutar a sus compatriotas. La fiscalía pidió la ampliación para estudiar ciertos documentos y establecer el número exacto de mujeres que eran explotadas.

La jueza del 4º Tribunal de Garantía, Ana Emilia Ehtit, dispuso que sólo la regente y el asesor de imagen seguirán detenidos hasta el sábado para la audiencia de formalización de cargos. El taxista fue imputado por trata de personas y quedó con la medida cautelar de arresto domiciliario nocturno. Sin embargo, la Fiscalía Oriente lo reformalizará este sábado junto al resto del grupo. Las paraguayas detenidas en la casona quedaron en libertad, por ser víctimas del ilícito, y se tramita su repatriación.

orbe.cl
Reacciones:

0 comentarios:

Publicar un comentario